Las mujeres de las zonas costeras, hace cientos de años ya usaban las esponjas marinas para la higiene menstrual. Su natural capacidad de absorción y suavidad las hace perfectas para este uso. Además de prácticas y ecológicas, no interfieren con los fluidos naturales y sólo absorben lo que el cuerpo rechaza.

 

También se usan para administrar tratamientos vaginales contra la candidiasis o similares e incluso como forma de contracepción al impregnar a espermicida.

Esponja marina

€7,00Precio
  • Cómo limpiar e introducir la esponja

    • Limpia tu esponja antes de utilizarla. Puedes hacerlo entre tus ciclos en agua tibia y cualquiera de los siguientes productos naturales (Una cucharadita será suficiente): Vinagre de manzana, bicarbontao, agua oxigenada o aceite de árbol de té.

    • Humedece y escurre bien la esponja antes de insertarla con los dedos al inicio de la vagina. Tienes que sentirte cómoda, incluso no notarla, si no es así puedes recortar un poco hasta obtener su tamaño ideal.

    • Puedes tener una grande para los días de más sangrado y una mas pequeña para los últimos días.

    • Sacala cuando tu sientas que puede estar llena y se enjuaga con abundante agua. Normalmente se extrae cada 4 horas aproximadamente. Puedes usarla toda la noche.

    • Una vez ya no la necesites límpiala tal y como te explico arriba y pon-la sol, el sol es un gran antibacteriano.

 

Formulario de suscripción

Cristina 673413706 / Jèssica 690677449

  • Facebook
  • Instagram

©2020 por Espai Deessa.